Ciudad de Matanzas

Matanzas es una de las ciudades más emblemáticas de Cuba, su larga historia y características particulares la hacen una urbe verdaderamente especial, bautizada como la "Atenas de Cuba", Matanzas merece ser visitada y conocida.

 

La provincia de Matanzas, enmarcada entre los paralelos 22 01” y 23 15” de latitud norte y los meridianos 80 31” y 82 09´32” de longitud oeste, está enclavada en la porción centro occidental de la Isla y su capital, la ciudad de Matanzas, en el extremo noroeste de la provincia justo alrededor de la Bahía de Matanzas.

 

IMG_6094Llanuras de Matanzas desde el Tren de Hershey


"El Tren de Hershey" es el único ferrocarril eléctrico que ha existido en Cuba. Esta (todavía) en funcionamiento desde 1921 y viaja desde la estación de Casablanca en La Habana a Matanzas. El viaje es mágico, y una buena manera de experimentar la belleza natural de Cuba y los cubanos, y por supuesto llegar a la ciudad de Matanzas y su maravilloso Hotel Velasco.


 

Este limita al norte con el estrecho de la Florida, al sur con el municipio de Limonar, al nordeste con los de Cárdenas y Varadero y al oeste con la provincia de La Habana. Atendiendo a la disposición político administrativa, efectuada en 1976, se mantienen anexas al mismo las áreas de Ceiba Mocha, Corral Nuevo y Guanábana. Con más de trescientos años de vida, la ciudad de Matanzas, capital municipal y provincial ocupa un área que ha sido motivo de intensas transformaciones. La economía matancera está bien representada en el sector industrial, donde sobresalen las ramas alimentaria y química, con producciones de fertilizantes, fibranas y cuerdas de rayón que constituyen las únicas de su tipo en Cuba.


Clima


El clima de la región es benigno, y está caracterizado por una temperatura promedio máxima de 30º y una mínima de 19,3º. Las temperaturas más frías ocurren durante el mes de enero y las más altas en julio y agosto, siendo el promedio general de 24,9º. Durante el verano las costas son más frescas que en el interior de la provincia, mientras que en invierno ocurre lo contrario, debido al efecto termorregulador del mar, que en la costa se hace sentir con más fuerza por la dirección noroeste de los vientos que predominan. En general el clima es cálido y húmedo prevaleciendo lo último por la presencia de los ríos San Juan, Yumurí y Canímar que atraviesan la ciudad. De junio a agosto la humedad en el territorio asciende -según el termómetro Farenhat- de 76´- 88´ hasta 95,mientras que durante los nortes baja de 70´a 60´. En la zona costera la humedad relativa media es mayor y a la mínima variabilidad contribuye el régimen de brisas típica de las costas.   Debido a la posición geográfica, la Isla se halla bajo la influencia de los vientos alisios del noreste. Durante el día en la costa norte predominan las brisas marinas reforzadas por los alisios que acentúan las condiciones de sequedad y por la noche, en la costa norte, influye el terral contrarrestada por los vientos alisios. En el período seco (noviembre-abril) se manifiestan organismos meteorológicos como son los frentes fríos, que tienen mayor frecuencia en los meses de diciembre, enero y febrero, cuando las temperaturas son más bajas y disminuye la humedad relativa. De octubre a marzo se producen los nortes con penetraciones de mar y mar movida. En los meses de marzo y abril son frecuentes los vientos del sur y sureste y en el período húmedo se manifiestan fuertes vientos asociados a tormentas severas.


Geografía


En la geografía matancera uno de los elementos más importantes son los suelos, caracterizados por ser llanos, fértiles y profundos. En ellos están representados aproximadamente quince familias, doce de ellas aptas para la agricultura. Existen áreas típicas llanas ubicadas entre las tierras altas al sur y al sureste de la ciudad, predominando también los suelos rojos ferralíticos que aparecen sobre las calizas de la subregión del peniplano occidental, y son generalmente llanos. Barrios como Versalles, La Cumbre e incluso el Pan de Matanzas están sobre naturaleza caliza. El relieve matancero puede calificarse en relieve de alturas y de las llanuras. Las alturas constituyen el tipo menos extendido y comprende la estructura cársica monoclinal entre 150-300 m, con un carso cupular muy diseccionado. Está bien representado en el Pan de Matanzas, la máxima elevación de la provincia con 309 m de altura. En esta zona predominan las alturas de caliza con aspecto mogótico. Las elevaciones localizadas hacia el noroeste de la ciudad, como es el caso de las alturas Habana-Matanzas, cuentan con un monte de verdor estacional que en las proximidades de las costas se torna más seco. Las llanuras están muy extendidas y son más jóvenes, casi siempre cuaternarias. Las de tipo marinas, representadas en la cuenca que conforman los ríos San Juan-Cañas-San Agustín se caracterizan por ser abrasiva-erosivas, entre 20-50 m, onduladas suavemente. Existen las llanuras fluviales menos extendidas que otras, extinguiéndose las acumulativas ubicadas por debajo de 20m, aplanadas y aterrazadas, representadas en el Valle de Yumurí. Las llanuras erosivas- acumulativas, entre 50 y 110m, están localizadas en el curso medio del río Canímar; las erosivas-cársicas entre 10 y 50m en valles estrechos y profundos, está representada en el curso medio del río San Juan. En general las llanuras más jóvenes ubicadas cerca del mar, están erizadas de lapiez y pequeñas colinas. Las formaciones coralinas del norte de Matanzas abarcan la zona costera hasta la península de Hicacos.

 

Baha_de_Matanzas_2

Bahía de Matanzas


Desde el punto de vista hidrográfico la ciudad de Matanzas tiene una peculiaridad que la hace diferente de otras en el país, la presencia de tres ríos: el río San Juan, con una extensión aproximada de 64 Km, el Canímar con 46 Km y el Yumurí con 35 Km. Todos desembocan por el norte, son cortos y de escaso caudal, característica que se acentúa por el predominio de roca caliza subyacente. Por esta situación y por ser el municipio un área fundamentalmente llana es que está limitada la construcción de presas y micropresas. Asimismo Matanzas cuenta con valiosas potencialidades de aguas subterráneas, situación particularmente favorable en la época de sequía. Otro accidente geográfico importante es la bahía de Matanzas que tiene forma de saco abierto, ancha desembocadura y gran profundidad, condiciones propician su utilización como puerto comercial. La costa norte desde el límite con La Habana hasta el límite municipal de Cárdenas y Varadero, es típica de emersión y está bordeada casi totalmente por un litoral de corales y la presencia de playas en algunos tramos. Las precipitaciones, por su parte, alcanzan una media histórica de 1347,5 mm de agua y hacia las costas los valores son menores de 1100 mm.

 


Flora y Fauna


La flora cubana es de una riqueza extraordinaria, por contar con un elevado número de especies de plantas y porque más del 50% de ellas tiene carácter endémico, determinado por la insularidad del país. De la flora proviene la mayoría de los alimentos, medicamentos y materia prima utilizadas en diversas industrias. Entre las plantas que aún proliferan en el territorio está el Melocactus matanzanus o león, perteneciente a la familia de las cactáceas. Posee forma esférica, en ocasiones ligeramente deprimida y es probablemente las especie más bella del género. Vive esencialmente formando colonias y es endémica de la provincia, en particular de un área muy limitada del Cuabal de las Tres Ceibas, en el Valle de Yumurí, Corral Nuevo. Se halla en peligro de extinción.


En la zona conocida como Punta de Guano, en las cercanías de Bacunayagua, costa noroccidental de Matanzas, habita la Cocothrinax borhidiana, especie de palma que es endémica de esa localidad y está considerada en peligro de extinción. Otro cactus, el Dendrocereus nudifloreas ó Aguacate cimarrón es una especie arbórea, cuyo género es monotípico de la flora cubana. Se puede encontrar en Punta de Guano. Descubierto hace pocos años, el arbolito Carpodíptera ophiticola, Bisse alcanza hasta 8m de alto, y su copa suele ser bastante ancha. Se localiza en cañadas de roca ultrabásica en las cercanías de Canasí y es estimada como una nueva especie autóctona de esa región.

 

IMG_8644

Zún Zún


Históricamente Cuba no ha tenido una opulenta fauna de mamíferos, sin embargo, cuenta con diversas especies de insectos, moluscos, anfibios, reptiles y aves. En el municipio yumurino es de gran valor el área de Bacunayagua, en la costa noroccidental, en el límite con la provincia de La Habana. Constituye un refugio natural de fauna, abarcando un área de 150 hectáreas que incluyen la Ensenada de Bacunayagua, el río del mismo nombre y las laderas aledañas de inclinación pronunciada cuyo límite sur es el puente de Bacunayagua. Es una zona rica en diferentes especies, que sitúa en primer lugar a los vertebrados terrestres y en particular a las aves. La fauna del lugar se asocia al ecosistema de manglar que aparece en ambas márgenes del río, donde habitan importantes representantes zoológicos. En el grupo de los insectos se destaca un gran número de órdenes, entre los más llamativos, el Lepidoptera que incluye una notable variedad de mariposas diurnas, de singular belleza. Algunas de las subespecies que pueden observarse con mayor regularidad en las inmediaciones de la costa norte del municipio de Matanzas son: Heliconius charithenius ramsdeni, Eumaeus atala atala, Siproeta stelenes insularis, Eurema dina dina y Doxoxopa laure druryi. Entre los moluscos se distinguen los representantes del Phylum mollusca, detectados en la desembocadura y zonas adyacentes al río Bacunayagua.


En relación con los anfibios que habitan en el municipio de Matanzas, las especies y subespecies de más valor son: Electherodactylus planinostris (Campanita común), Electherodactylus caneatus (Campanita), Peltophnyne fustiger (sapo común); Sminthillus limbatus (Ranita de Cuba) y Rana catesbeiana (Rana toro). El sapo común habita además, en Bacunayagua, el Pan de Matanzas y la desembocadura del río Canímar y la Rana Toro en zonas silvestres como la costa norte, el valle de Yumurí y las inmediaciones del Pan de Matanzas, generalmente cerca de los ríos.


En Bacunayagua habitan distintas especies y subespecies de reptiles, entre otros el Anthilophis andreai (Jubito), el Cyctura nubila nubila (Iguana), el Epicrate angulifer (Majá de Santa María), y el Anolis equestris (Chipojo verde). Asimismo se destaca por ser un área rica ornitológicamente con un total de 68 formas de aves reportadas. El Valle de Yumurí y la costa norte representan también zonas de interés en este sentido, con ejemplares como el Priotelus temnunes (Tocororo), ave nacional que también ha sido vista en Yumurí y el Pan de Matanzas.

 

Tocororo, ave nacional de Cuba

Tocororo, ave nacional de Cuba



Los murciélagos constituyen el 75% de los mamíferos cubanos endémicos con base terrestre y su papel es primordial en la regulación del ecosistema. Existen veintiséis especies, algunas reportadas en este municipio, donde sobresalen el Noctilio leporinus (Murciélago pescador), el más grande de Cuba que se alimenta de peces y se localiza en zonas agrestes; el Artibeus jamaicenses (Murciélago frutero), que vive en Bacunayagua y otras áreas y el Natalus stramineus, que puede apreciarse en las Cuevas de Bellamar. Otro mamífero, el Capromys pilorides (Jutía Conga), se halla diseminado por Bacunayagua, Yumurí y Canímar. En el río Canímar habita el Trichechus manatus (Manatí), en peligro de extinción. Una especie introducida, el Oryctolagus caniculos (Conejo silvestre), ha sido observada en Canímar, Bacunayagua, el Valle de Yumurí y el Pan de Matanzas. El Odocoileus virginianus (venado), puede localizarse en el Valle de Yumurí.