Calles, Paseos y Calzadas

Cuando se comenzó el trazado de las calles que conformarían la futura ciudad de Matanzas, las primeras fueron Ciénaga, hacia los pantanos que iban al Yumurí, hoy conocida como Milanés; la calle Río, que corría paralela al costado norte de río San Juan y la calle del Medio, con frente a la Plaza de Armas “La Vigía”. Ya en 1794 la urbe matancera andaba por 16 calles: diez de Norte a Sur y seis de Este a Oeste; esta fue la época en que comenzaron a recibir nombres oficiales.

 

Entre las calles más antiguas se encuentra Milanés. Esta calle primero fue conocida como Ciénaga y luego como Gelabert. Último nombre que fue puesto por los españoles en mención a Antonio Gelabert, quién introdujo en 1748 el cultivo del café en nuestro país. Finalmente pasó a nombrarse Milanés, en honor y recuerdo del poeta matancero José Jacinto Milanés.



calle-milanes2Calle Milanés en 1947


A este hombre se le considera uno de los más importantes de Cuba en el siglo XIX, completando una trilogía junto a otros dos famosos, Gabriel de la Concepción Valdés y Francisco Manzano, todos matanceros de la misma época. También este poeta tuvo el privilegio de crear uno de los primeros versos que consagra la cubanidad y la matanceridad. Una estatua del poeta, ubicada en un parque de esta calle le recuerda a todos los transeúntes su presencia en "La Atenas de Cuba".


Otra de las primeras fue la calle Medio, que como su nombre lo indica, era la del centro, y aún hoy es la más céntrica de todas. A finales del siglo XVIII se le denominó Ricla en honor al Gobernador Ambrosio Funes de Villalpando, Conde de Ricla. Perdida definitivamente la soberanía española sobre nuestra Isla y como constancia del cambio esta calle pasó a llamarse Independencia. Estos dos últimos nombres no le sirvieron de mucho; hoy continúa siendo la calle Medio.


La última de aquellas más antiguas fue la calle Río, nombre impuesto por los fundadores de la ciudad por ser ella la que en aquel entonces quedaba junto al San Juan. Años más tarde se le denominó O´Reilly y posteriormente Tello Lamar, nombre de un joven que entregó la vida a la Patria. Aunque aún después de tanto tiempo sigue siendo para el matancero tan sólo “Río”.


Otra importante, también muy antigua, es la calle Bonifacio Byrne, nombrada en honor al ilustre poeta matancero, que fue también Poeta Nacional. Byrne, nacido el 3 de marzo de 1861 en el barrio de Pueblo Nuevo, fue miembro de la Academia Nacional de Artes y Letras. En 1915 el Ayuntamiento de Matanzas lo declaró Hijo Eminente, en 1920 el congreso de la República le concedió una pensión vitalicia y los estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza costearon y colocaron una placa en la casa natal del poeta. En el propio año 1920 recibió una casa donada por el pueblo en la calle de Contreras, la marcada con el número 125 (hoy 30208).En la pared frontal de dicho inmueble hay una placa que dice:"Esta casa fue adquirida el 7 de mayo de 1920 por cuestación pública para el Poeta Nacional Bonifacio Byrne". Pero anteriormente, los colonialistas españoles la habían llamado Contreras por Don Jerónimo Contreras, Conde de Jibacoa, quién cedió a la ciudad 268 solares con los que se pudo ensanchar la población hacia el oeste hasta el límite del corral del Yumurí, o sea hasta donde se extiende la calle 24 de febrero, hoy conocida como Dos de Mayo. A nuestros días la calle ha pasado con este, su nombre más antiguo, el cual no pudo ser cambiado por la fuerza del hábito arraigada en la población matancera.


La calzada de San Luis, por su parte, fue otra calle de gran relevancia. Se inició el 15 de enero de 1861, presupuestada en $19 000 y costeada por la Junta de Fomento. Esta abarcaba desde el Puente “Sánchez Figueras”, para la mayoría Puente de San Luis, hasta la Jaiba, tramo que se mantiene en la actualidad.


Cuando hablamos de calles de Matanzas no podemos pasar por alto las calles escaleras, dado que es esta ciudad quien posee el mayor número de ellas en el país. Este tipo de construcción se hizo imprescindible debido al relieve existente en algunos lugares de la localidad. Así tenemos, por ejemplo, la calle de “Jesús María”, que es una de las mayores de la Isla, con 137 peldaños, 11 descansos y 10 jardineras; el “Balcón de Jáuregui”; la calle “Santa Cecilia”; la de “San Alejandro” y “Santa Matilde”. Además existe otro dato bastante curioso sobre las calles matanceras y es que una de ellas, con menos de 1m de pared a pared, está considerada entre las más estrechas de toda Cuba.