Hotel Francés El Ferrocarril

Su localización: próximo o al frente del Paradero de Sabanilla (en la actual Calzada de Tirry), en los números 38 y 40. Tiempo después abarcó también los números 36, 42 y 44.

En 1861 se tiene ya noticias de este y en enero 7 de 1863 La Aurora del Yumurí anuncia que se acaba de abrir, propiedad de la Sra. Hipólita Durant un hotel llamado El Ferrocarril frente a los paraderos de La Habana y Matanzas.

La única información de la buena o mala calidad de sus servicios, es la que nos aporta Samuel Hazard, viajero norteamericano que visitó la ciudad en 1868: "[...] Es bastante bueno en lo que respecta a sus habitaciones y comida, pero está situado en un mal lugar, en la polvorienta calle que se extiende frente a la estación teniendo a las dos puertas un taller de maquinarias en el cual hay un infernal ruido a todas las horas del día; a lo cual hay que añadir que este hotel está en la parte nueva y baja de la Ciudad, lejos de la Plaza, del Paseo, del Teatro, etc. [...]".

Recién llegado a Matanzas, engañado por el dueño que lo engatusó y teniendo confianza en los restaurantes franceses, Hazard acudió al hotel. De allí salió desencantado y se hospedó en el León de Oro.

Negocios en alza o en baja, personalidades o personajes, diversidad de criterios aparte, dan de los hoteles en una época u otra, una favorable o desfavorable imagen.

Después de un breve período de cierre, reabre sus puertas entre el 1º y el 12 de julio de 1896, calificado entonces de antiguo y afamado, popular e inmejorable.

Sus dueños, los Sres. Álvarez y Cía-Industriales abogaron por conservar el nombre que según ellos con tanto acierto le imprimieron sus antecesores y a fines de ese año 1896 cele23 braron las pascuas, saludando un acontecimiento que le favoreció desde sus inicios y fue el de los trabajos e inauguración del puente conocido hoy como Calixto García, lo que facilitaba el tránsito de la población hasta el hotel.

Ya en el siglo xx, inicia el año 1905 con un nuevo propietario, José Alegret, y con un nuevo competidor en el giro. Próximo a él y en la misma calle recién se inauguraba el Hotel París. El hecho selló su suerte: en 1913 funciona como café, fonda y posada.

El edificio aún se mantiene y su uso actual es de vivienda. Las múltiples modificaciones no permiten un estudio de su planta y aunque no podemos afirmar que se construyera para hotel, es válida la posibilidad de que así fuera.

En directorios y en la prensa aparece generalmente con el nombre de Francés. En la actualidad se conservan en la fachada los elementos de herrería que sostenían el letrero con que se anunciaba o identificaba la instalación hotelera.