Plaza de La Vigía

“La Plaza de la Vigía” fue el primer punto trazado cuando se diseñó el plano de la ciudad. En aquel entonces no fue denominado bajo este nombre, sino que para el escribano Juan Uribe y Ozeta, aquel sábado 10 de octubre de 1693, fue tan sólo una plazoleta llamada Plaza de Armas.

Plaza-de-la-VigaPlaza de La Vigía en la actualidad


La Vigía tiene más títulos que el de “Nuestra Primera Plaza de Armas”, pues el prestigio y reconocimiento que goza entre los matanceros no se han esfumado con sus siglos de vida. Esta Plaza es lo primero que salta a la vista cuando se cruza el puente Calixto García con destino a la Calle del Medio, y hasta se puede asegurar, sin restarle méritos al resto de las construcciones que le rodean, que es la edificación más colorida del Centro Histórico de la Ciudad. Centro que goza del mérito de ser una de las Siete Maravillas Arquitectónicas de Matanzas.


Plaza-la-Viga-desde-el--puentePlaza de La Vigía desde el puente en la actualidad


La Plaza de la Vigía ha sido remodelada en varias ocasiones, pero nunca ha estado abandonada, sino que por el contrario, la vida urbana florece a su alrededor con cada nueva estructura. Actualmente, el lugar es ocupado por ediciones Vigía, por la Galería de Arte Provincial “Pedro Esquerré” y por otros locales donde se ofrecen los servicios de tienda, bar y cafetería, conjunto que ofrece el ambiente cultural y tranquilo que tanto persigue el matancero.Parque


El primer nombre del que hoy se conoce por Parque de “La Vigía” fue “Parque de la Plaza Colón”. Los planos de este se hallaban en poder del Sr. Gumá y en ellos se mostraba que iba a ser un parque limitado por las calles Magdalena, Medio y Ayllón; que poseería ocho muros con igual número de pedestales en los que figurarían estatuas, jarrones y dos grandes leones en sus extremos. En las dos estatuas estarían representados Isabel La Católica y Cristóbal Colón.


El 25 de julio de 1872 se nombró una Comisión de Adorno para el parque, formada por vecinos del lugar. Ese mismo año fue levantado el “Parque de la Plaza de Colón”. Este tomaría, tiempo después y por razones políticas, el nombre de “Estrada Palma”. Para finalmente convertirse, en honor al sitio donde está levantado, en el Parque de “La Vigía”, lugar donde se ubica el monumento al Soldado Libertador, en el cual se inscribe en bronce por primera vez de forma oficial en Cuba la consigna de “Patria o Muerte”.